Entrevistando a Santiago Rivas: puras respuestas criollas, serias, creativas y propositivas

+

Los Puros Criollos es una serie documental que se transmite por el canal de televisión Señal Colombia. Un programa que hace un recorrido por aquellas cosas de las que nos hemos apropiado como colombianos y que hacen parte del sentimiento que llamamos colombianidad. No obstante,  el encargado de revelar cada semana uno de estos iconos es Santiago Rivas.

Con una alta dosis de humor, este particular presentador hace un recorrido por la gastronomía, las creencias, las artesanías, los objetos, la música, el fútbol, y todo aquello que genera en los colombianos, sentimiento de pertenencia. En esta ocasión, estando presente en el marco del Festival Medellín vive la Música, compartimos unos minutos con él. Hablamos sobre su vida, su trabajo y sus ideas y esto fue  respondió.

Disfruten la entrevista.

***

Para empezar y contextualizar, ¿quién es Santiago Rivas en la actualidad?

Soy una persona que estudió artes plásticas pero terminé metido en los medios. Sin embargo, no creo tener muy claro quién soy pero me gustaría que la gente me recordará como una persona honesta, creativa, ojala valiente, y por supuesto chistosa.

Antes de entrar a la televisión como presentador del programa Los Puros Criollos de Señal Colombia, ¿qué hacía usted?

Había hecho muchas cosas. Era profesor de un colegio —eso me ayudó a hablar moduladamente tratando de mantener entretenida a una audiencia complicada que son los adolescentes —. Fui profesor de dibujo en una escuela de cine en Bogotá llamada Black Maria. Hacía crucigramas para vender a periódicos pues es el negocio de mi familia. También tenía un video blog de humor llamado Parodiario.

Además hago parte de La Recontra, soy diseñador gráfico freelance cada tanto, hago ilustración freelance, escribo artículos para revistas. La verdad era todero, aún lo sigo siendo pero En Órbita ahora no me deja mucho tiempo.

¿De dónde viene ese estilo suyo tan particular como presentador?

Creo que el haber estudiado artes plásticas me ayudó mucho, por varias razones. Una. Porque en artes plásticas uno suele despreciar los medios que son un cúmulo de lugares comunes y de repetición de formulas que no sirven para el oficio de lo que es “ser artistas”, pero por otro lado ser artista es una forma de comunicación, el artista debe ser un comunicador. Puede que no hable en los términos convencionales pero tiene que ser comunicador. Por eso haber estudiado artes, esencialmente, da la posibilidad de ver las cosas desde otro ángulo.

Segundo. Haber sido profesor de arte de adolescentes en un colegio ayuda a estar todo el tiempo entreteniéndolos porque sino uno los pierde.

Tercero. Que siempre fui bastante payaso. No tengo sentido del oso, ami me dicen algo y de primera mano me parece que es perfectamente viable decir ¡Yo lo hago! Después lo veo y me pregunto ¿es que no tengo vergüenza?

Usted estudio artes plásticas ¿qué opina del presente que viven las artes plásticas en el país?

A mi me parece que estamos bien, es decir en público estamos muy mal pero en artistas estamos muy bien. Tenemos artistas inteligentes que han encontrado maneras de ser muy entretenidos, sin embargo, lo que falta desde el mundillo del arte es que se busquen unos acercamientos pedagógicos hacia los públicos, no necesariamente bajar la calidad del mensaje, volverlo bobo o tratar a la gente como idiotas, pero si vale la pena acercar a la gente a los mensajes, formas y códigos del arte. Algo interesante que se debe hacer para que las personas empiecen a entender cómo funciona el arte contemporáneo, pues la gente muchas veces no entiende cómo funciona la pintura abstracta y eso es algo que el arte no se ha preocupado por hacer, porque el arte considera que está bien estar en un palco donde nadie los entiende ni los oye. Eso me parece que no está bien. Pero de artistas estamos bien, tenemos un nivel de talento joven que es muy interesante y se están haciendo muchas cosas que como mensaje para el público, vale la pena acercarse.

Hace poco en Cali estuvo viviendo un proceso complicado y bastante denso frente a los recursos administrativos que se destinan para la cultura. Había rumores que el Instituto Departamental de Bellas Artes e Incolballet iban a cerrar. A usted como artista y defensor de los procesos culturales en el país ¿cómo lo afecta esto?

A mi me parece absolutamente terrible que los gobiernos empiecen a cortar presupuestos para la cultura, por varias razones. Uno, porque la cultura realmente lo es todo. La cultura es ineludible. Todo lo que nosotros hacemos es cultural: la economía tiene causas y consecuencias culturales;  la política tiene causas y consecuencias culturales. De esta manera la cultura no es algo de lo que uno pueda escapar por mucho que uno quiera. Creo que se deben buscar formas de mediar porque creo fervientemente en la capacidad de los civiles para determinar lo que quieren hacer con sus vidas, por eso los civiles deben actuar a pesar del gobierno.

Segundo. Creo en lugares como por ejemplo Lugar a dudasuno de los sitios más interesantes que tiene Cali, y creo en el apoyo de la sociedad civil.

Toca buscar la forma de hacer las cosas, es decir que haya un apoyo y un movimiento desde lo civil que impulse esos procesos, pero por supuesto el tema me parece muy molesto además de muy perjudicial que la ciudades y gobiernos estatales se dediquen a cortar presupuesto cuando la realidad es que la cultura es la única forma que uno tiene de cambiar el entorno, cambiar la forma en que usamos el tiempo, cambiar la forma en que contemplamos la economía, cambiar la forma que elegimos a nuestros políticos. Básicamente cambiar el mundo.

Cambiando de tema ¿qué significa el humor para usted?

El humor es lubricante universal. Es un fin tanto como un medio, es decir, uno tiene que buscar hacer reír, pero a través de hacer reír tiene que buscar otros propósitos: dar un mensaje, desestabilizar las estructuras del poder, cambiar las cosas a través del humor.  Hay un punto en el que uno se tiene que poner serio porque, valga la redundancia, hacer humor es un asunto muy serio.

¿Por qué es tan serio hacer humor?

Eso tiene muchas connotaciones. La primera es que el humor existencialmente nace de la neurosis, es decir, el humor es una dislocación. El humor es un buen manejo del tiempo y la coordinación. El humor viene del ridículo y el absurdo, entonces tiene que ver con la forma en que uno ve las cosas, y muchas veces la neurosis es la que permite abrir esos ojos. Si uno ve a los humoristas son gente muy atormentada que tienen serios rollos. Así que esa inestabilidad es lo que permite acceder al humor.

Por otro lado, al ser el lubricante universal deja que los mensajes que no pasarían de otra manera, como por ejemplo un chiste, pueda ir más condensado y más poderoso. Por eso los poderosos le tienen miedo al humor.

¿De dónde viene ese vocabulario y esa agudeza mental que lo caracteriza?

El vocabulario, la verdad no sé. Me gustaría pensar que es de nacimiento pero al mismo tiempo me he dedicado a cultivarlo. Desde muy pequeño me ha gustado leer, mi familia como ya lo dije, hace crucigramas para vivir entonces pues el léxico puede venir de ahí. Y la agudeza mental, eso se entrena pero no se cuáles son los mecanismos a través de los cuales uno es más rápido.

Esta es una pregunta utópica: si usted llegase a ser el presidente de alguno de los canales masivos de televisión del país, ¿qué le diría a los directores, productores y desarrolladores de contenido?

Que dejen de hacer telenovelas como las están haciendo. La telenovela colombiana fue muy buena hasta hace algunos años, por eso les diría: convirtamos la novela en un ambiente creativo, en un ejercicio interesante, en algo bonito de hacer. Que busquemos formatos distintos de realities que no ahonden en la miseria humana ni el excesivo drama. Vamos a dejar de tratar a la gente como idiota y vamos a crear espacios para el humor.

¿Cuál es su opinión personal sobre Señal Colombia?

Para mí señal Colombia es el mejor canal nacional que existe en el país y yo espero, honestamente, que siga siéndolo. Estoy muy orgullos de trabajar con ellos. Creo que cometen muchos errores como todo el mundo, pero más los comenten cuando intentan parecer al resto de canales.

Señal Colombia es un canal de interés público que no puede poner publicidad y que está bendecido con la no necesidad del rating, sin embargo, están peleando por él, buscando cosas que no necesariamente les sirve cuando podrían inventarse un mercado sólo para ellos y una medición que realmente nos permita saber cuál es el impacto de las cosas que hacemos.

Y cuál es el presente en cuanto a producción y propuestas en Señal Colombia

Estamos esperando saber qué va a pasar el próximo año. Pero siento que hay un problema, mucha de la gente que está en la Autoridad Nacional de Televisión no tiene ni idea de televisión, tampoco se han puesto a hacerla, entonces al no tener muy claro cómo son los contratos, cómo es una programación de una parrilla, es ahí donde toca pelear con la burocracia y con las políticas para hacerlo algo. Sin embargo, estoy convencido que van a sacar contenidos muy buenos. Vamos a ver que se viene para este 2015.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido a usted en esta etapa de su vida?

 La fama. El reconocimiento es una cosa muy loca. Que la gente lo reconozca a uno en la calle y me pidan fotos es lo máximo, la gente se porta muy bien con uno pero es muy loco y raro.

Hablemos de creatividad, ¿tienes tiempo para crear?

Sí, pero no tanto como quisiera a veces.  Pero creo que crear se entrena, yo trato de ser creativo improvisando mis textos, no repitiendo fórmulas, dibujando todos los días, y cuando tengo tiempo trabajo en otros proyectos, por eso no he soltado lo que me hace muy feliz como La Recontra que me tiene muy contento.

¿Te gustaría crear algo en este momento?

Sí, me gustaría tener una oficina de asesoría creativa. Que la gente me busque cuando tenga un bloqueo, o cuando quiera sacar adelante un proyecto A, B o C. Menos lo que tenga que ver con publicidad porque me parece que eso es el gran cáncer del mundo.

¿Qué pensamiento tienes acerca de la creatividad colombiana en la actualidad?

Colombia es un país hipercreativo pero creo que estamos desenfocados. Todos los seres humanos somos creativos, pero la cultura colombiana aún está en formación y parece que va estarlo siempre.

La  cultura funciona como la genética o la biología, y la cultura en la medida que se mezcla se enriquece. Todo lo mestizo es más rico. Como los perros criollos que resisten más, son más inteligentes y no tienen tantas taras como los perros de “raza pura”, así que la búsqueda de la pureza es un error. Colombia es un país hipermestizo, todo el tiempo hay mezclas de todo tipo, todo se está fusionando, todo se está convirtiendo en otro producto, eso da vida a cosas muy interesantes en la cultura. Es un país que está creando permanentemente pero al mismo tiempo no tenemos una noción de industria lo suficientemente fuerte como para permitirnos creer en los productos que hacemos o crear productos más inteligentes y más sólidos.

Y por otro lado creemos mucho en los publicistas. Para mí la publicidad es un gran desperdicio de creatividad que busca venderle cosas a la gente y eso no tiene nombre ni sentido, pero por supuesto hay gente que necesita vivir de ello.

Con el conocimiento cultural que tiene usted, qué puedes recomendarle a los lectores interesados en el crecimiento creativo.

Creo que para uno mantener una mente creativa y despierta tiene que hacer mucha cosas. Lo primero es mantener el cerebro activo. Buscar información de lo que les guste, ver más pintura e ilustración, leer más libros, mantenerse informado de lo que está pasando, pero al mismo tiempo hay que saber acabar con la ansiedad de querer consumir demasiados contenidos, algo así como querer poseerlo en vez de disfrutarlo, eso por un lado. Por otro lado la ansiedad de crear. La creación genera mucha ansiedad. Y conversar. La inspiración no existe, la inspiración viene de nosotros, de tener asociaciones, buscar colaboraciones creativas o simplemente diálogos con la gente, y para eso hay que dejar atrás cosas y tratar de limpiarse de pendejadas como el ego.

… A qué te refieres con eso del ego.

Que el ego del creador es una cosa muy terrible y puede ser un gran bloqueo para la creatividad.

Muy interesante lo que dices, creo que esa observación le serviría mucho a los nuevos emprendedores y artistas del país… Pero  ya para finalizar ¿cuál crees que es la responsabilidad que deben tener todos aquellos que hacen televisión?

La responsabilidades que deben tener es saber hasta qué punto un medio poderoso tiene claro el poder que tienen y que lo usen bien. Dejar de tratar a la gente como idiotas, como si fueran solo consumidores y clientes. Claro que pueden causar placer, curiosidad, intriga pero lo pueden hacer usándolo para mantener a la gente despierta y no al contrario para venderles productos o meterle políticos por las narices.

Creo que vale la pena utilizar el poder para lo que sirve. Volver a darle a los medios la posición que tenían poderosa pero independiente, es decir no el poder de la prensa como el de un grupo de gente que conoce a un grupo de políticos sino al contrario, unos medios que tengan una posición clara en cuanto a lo que sucede en el país y sepan dar una posición en contra de lo que el establecimiento dice.

Entrevista publicada el 16 de octubre de 2014 para Radio Macondo

CONTENIDO RELACIONADO

APOYA