Fotografía de un sentimiento

+

#Poesía || Las mañanas me despiertan con bombardeos lentos
y una voz dispara mis ganas por salir de acá.

Resulta que los días están untados de amor.
Untados de sueños.
Untados de deseos.

El humo ha moldeado mi locura.
Y mi locura equilibra esa melancolía que generan las mujeres.
Las mentiras.
La violencia.
Y esas ganas de robar que tienen los que sueñan con carros, clubes y estatus…

Esa clase de vida.

Una nevera llena.
Unos hijos sonriendo.
Una esposa que folla como puta.

¡Cantinero, unas flores para ella!…

El sol arde al medio día.
Y esta ciudad descansa mientras el silencio y la tristeza nos arropa.

¿Recuerdas esa chica que no te mira porque sabe que le gustas?
¿Recuerdas que hablaste con ella porque sabes que le atraes, pero tiene un hombre imbécil que no la hace del todo feliz?

Sin embargo, te advierto.
Tienes que pararte de esa silla,
tomar tu cerveza y salir de ahí.

Compartir con las calles ese silencio que seca la garganta.
Esas lágrimas que caen a oscuras cuando caminas a la madrugada y en silencio por el Bulevar del Río
con el hígado lleno de cebada y la cabeza dándote vueltas.

El público mira tú dolor,
pero no les interesa esta obra.
A ellos les gusta algo más aburrido pero que sea violento.
Algo que esté lleno de patrañas y calumnias
donde los personajes usen máscaras y antifaces.

A ellos les gusta un guión que este cargado de balas, fútbol y moda.

Así que lo mejor que puedes hacer,
es que sus fotos te seduzcan con su sonrisa y con el recuerdo de sus fantasías.

Pero recuerda.

¡No es para ti!

Nada es para ti.
Sólo la lucha en busca del camino al paraíso que maltrata el alma.

Los días brillantes en el río.
La suavidad del agua entre el cabello.
Los días se van.
Y yo también.

Me he sentado a hablar un poco con la sensibilidad.
La invite a tomar una copa mientras regresa mi amada.
La que siempre llega tarde para darme un beso pintado de anhelos,
con su corazón maltratado, caminando llena de rabia y ternura,
mientras un helicóptero del ejército colombiano
vuela sobre mi cabeza.

CONTENIDO RELACIONADO

APOYA