Julio Garcés, House con sabor caleño en Estéreo Picnic

+

Cali está viviendo un auge en la música electrónica y ha logrado un impacto en la escena nacional. Julio Garcés es un Dj, productor, melómano caleño, pianista y estudiante de música clásica, residente en la discoteca Sonido Central. Este man empezó su carrera en el año 2012 con un programa de radio, llevándolo a poner sets en clubes por todo Colombia, cuatro años después fue invitado a tocar en el cambio de bandas del Festival Estéreo Picnic y este año repite, pero como headliner del festival más volado de Colombia.

Estamos en Sonido Central, nunca habíamos entrado a esta disco de día, pero Julio nos recibe con un set suavecito, apenas para el ambiente. Nos saludamos, me muestra como está la discoteca y me dice estoy tocando como Dj residente aquí—, mientras le pide a uno de los trabajadores que por favor le sirvan una Ginger Júpiter, nos sentamos en un par de muebles de cuero negro y empezamos a dialogar.

¿Julio cómo terminaste vos metido en este cuento de la música electrónica?

Mirá yo empecé en el año 2012 con un  programa de radio en Javeriana Estéreo que se llamaba Le Pacific Tronic, ahí teníamos que compartir en una hora, mucha música de la que queríamos que sonara, entonces decidimos hacer mixtapes y así fue cómo empezó todo esto de ser Dj.

¿Pero antes de eso ya mezclabas música?

No, antes de eso lo hacía muy inocentemente con Virtual DJ.

¿Y en qué momento decís, “voy hacer esto de una manera más profesional”?

Eso fue después de un año de tener el proyecto de radio andando, hicimos una fiesta de aniversario en Clubsonica y ese día yo quise ser el Dj y me fue muy bien. Desde ese día perdí el miedo.

Para la gente que nunca te ha escuchado, ¿qué género de música electrónica tocás?

Digamos que todo gira entorno al House, pero Julio Garcés es de todo, la música que me gusta, y eso rompe el umbral de los géneros.

¿Y cuál es la música que a vos te gusta?

Me gusta la música con mucha melodía, con muchos intervalos, acordes; me gusta la música muy profunda. Una persona una vez me dijo “a vos te gusta la música triste”, y tiene razón.

¿Pero cómo convertís la tristeza en fiesta y buenos sonidos electrónicos?

Todo tiene sus momentos, claramente uno no está triste toda la noche. Todo tiene sus momentos y sus curvas.

Julio contános ¿cuáles tus influencia musicales? ¿De dónde vienen? ¿De dónde son?

Mirá, mi mamá es costeña y en mi casa siempre se escuchó vallenato y a mí me encanta, pero tiene que ver mucho que cuando me gradué del colegio me metí a estudiar música clásica, —Yo soy pianista—, y esos semestres me cambiaron la percepción hacia la música. Yo comparo la música electrónica con la música clásica, porque es música que no te habla sino que te transmite cosas.

Que bacano eso que decís, eso verdad… ¿Qué opinas vos que para algunos medios y algunas personas vos seás uno de los Djs referentes de Cali?

Para mí eso es subjetivo, para algunos puedo serlo y para otros no. Para mí referentes pueden ser David Noreña o Giovanni Aparicio, antes que yo.

Según vos, ¿cómo ves la movida de la música electrónica acá en Cali?

Creo que en comparación a los años anteriores en este momento estamos teniendo un auge y viviendo muchas cosas que antes eran un sueño, no sólo en la escena sino en el sentido artístico. Muchos Djs caleños tocan en Bogotá, Medellín, Pereira, es más, hay Djs de Cali que tocan afuera, como David Noreña y Giovanni Aparicio, y es algo que hace cinco años era difícil de creer o imposible.

Bueno eso es refiriéndose a la música, ¿pero si hablamos del público, del consumo, de la rumba?

Como te dije, estamos en un momento de auge. La escena electrónica siempre gira en torno a la rumba, a la fiesta electrónica, y yo creo que en esa medida de fiesta estamos bien. En el 2009 la fiesta era horrible, la fiesta y la música era muy cabeza hueca, hoy en día tenemos facilidad y acceso a los medios digitales y podemos ver lo que está pasando alrededor del mundo y eso ha ayudado a que la gente de Cali tenga una tendencia mucho más fresca que antes.

Hay cuatro agrupaciones caleñas que van a estar tocando en Estéreo Picnic este año, entre ellos vos. ¿Qué opinas que hayan cuatro géneros musicales diferentes representando a Cali en el festival?

El que haya cuatro bandas me parece genial, eso me da a pensar que Cali está en el mapa, y las agrupaciones son excelentes, de muy buen nivel y de mucha trayectoria.

Y para vos, ¿qué se siente repetir Estéreo Picnic?

Pues el año pasado fui invitado para tocar entre el cambio de bandas, y yo pensaba que era  difícil algún día tocar como headliner (cabeza de cartel), claramente me veía ahí, pero para mí era un camino mucho más largo porque para estar ahí debes ser un artista que tenga mucho que ofrecer, trayectoria y discografía, y eso es algo que yo tal vez no tengo, yo soy el voto de confianza.

¿A qué horas tocas vos?

Jueves 23 de marzo, a las 11:30 PM en el escenario Moto del Festival.

¿Y qué expectativas tenés? ¿Cuál es el reto?

Pues no me espero un escenario con seis mil personas porque justo cuando voy a estar tocando yo, toca The Weeeknd, entonces va ser bien para medir que tantos fieles tengo. (Risas)

¿Podemos saber con qué equipos vas a tocar ese día?

Voy a usar tres CDJ 2000 Nexus y un Allen & Heath 92. Además voy a llevar toda mi colección de música. Estoy preparado para jamear.

Qué percibis vos de la música electrónica que se está produciendo en Cali, ¿se está haciendo un buen trabajo?

Estamos empezando, de alguna manera Cali es una tierra inexplorada y hasta ahora estamos saliendo, pero se viene buenos trabajos. Hay gente del Valle del cauca que está sonando en el exterior, un ejemplo es Carlos Posada o David San, dos chicos que hacen música electrónica y sus canciones las tocan en Alemania y están en sellos Rusos y Ucranianos, además venden mucha música online.

Sabés, nos causa curiosidad el estigma de las drogas asociadas a la rumba electrónica, ¿vos qué opinas?

Yo creo que las drogas son de cada quien y no son de la fiesta. Siempre va ver gente irresponsable que sin duda alguna se caga la convivencia de la fiesta, pero las drogas son de cada quien y se consumen en todos  los ambientes, tanto laborales como sociales. Pero es un estigma, el trago es una droga claramente, y en las fiestas de vallenato en la costa ves demasiado trago. La fiesta muchas veces va girar en torno a las drogas pero eso no tiene nada que ver con lo que está sonando. La música electrónica una vez la entiendas te das cuenta que no necesitas drogas para sentirla.

Julio, para finalizar, ¿cómo ves la escena de la música electrónica en diez años acá en Cali?

Creo que la escena la veré trascendida de escena a industria, ya no será una escena sino que será una industria. 

CONTENIDO RELACIONADO

APOYA