Mié. Feb 28th, 2024

Regresamos a bizarromesa.com para hablar de lo que más nos gusta y recordarle a nuestros lectores que el mundo está lleno de buenas historias, pero sobre todo de buen cine de terror.

Las noches del mes de octubre son el preámbulo de historias oscuras y de cuentos de culto que se impregnan con el tiempo, a través del retorno de una fantasía mezclada con lo esotérico y un sinfín de especulaciones sobre el nacimiento del mes de brujas.

Por eso, en el mes del Halloween no queríamos pasar desapercibidos sin antes hablar sobre “cine de terror”, mediante un resumen sobre su nacimiento.

Como muchos sabemos, el motor temático de las películas de terror en la mayoría de los casos, es la exhibición de la crueldad tanto humana como paranormal, lo bestial o sobrenatural como representación del mal y de la muerte; la pérdida de identidad y el miedo a la locura que nos inquieta y nos desborda ante lo desconocido. 

“En el psicoanálisis, el miedo surge como un efecto esencial en la explicación de los distintos trastornos mentales”, argumenta el psiquiatra Jacques Lacan.

La característica del cine de terror es la muestra de ciertos elementos para crear tensión dramática con el juego de luces y sombras, unidos a efectos sonidos y encuadres. Lo oculto es el gran plato fuerte que se sirve en cada historia que nos ha traído la gran pantalla del terror. 

En el cine recurre a la famosa técnica del fuera del campo que nos lleva a imaginar ciertas acciones que suceden pero que no se pueden ver, pues el imaginario del espectador está latente sobre las mil posibilidades que se abren dentro de una escena. 

Sentir la tensión e imaginar cuándo aparecerá el asesino/monstruo, es un ingrediente esencial para este género.

¿De dónde viene el cine de terror? 

El género nace desde inicios de 1900 y finales de 1800 cuando el cineasta, ilusionista, actor y fabricante de juguetes Georges Méliès, un 24 de diciembre de 1896 estrena el cortometraje La mansión del diablo (Le Manoir du Diable) recalcando que después de esto se vendrían más historias en la antigua Francia.

Alice Guy, pionera del cine hecho por mujeres, no se queda atrás y en 1903 estrena un cortometraje de dos minutos llamado Fausto y Mefistófeles, el cual evoca de manera elíptica, el encuentro con un demonio que promete el redescubrimiento de la juventud. 

Sin embargo, después de la muestra de un centenar de cortometrajes que abordan el terror, se puede mencionar que la primer película (largometraje) en este género fue realizada en 1910 por el Estadounidense Searle Dawley llevando a la pantalla grande la adaptación de la novela de Mary Shelley, titulada Frankenstein.

Tampoco olvidemos a Japón que ya venía cocinando dos películas de terror en 1898 escritas por Ejiro Hatta cuyos nombres son Shinin No Sosei (resurrección de un cadáver), y Bake Jizo (Jizo el Espectro). 

Al parecer todo el éxito que se proponía este género era el mercado productivo de su época y España hace lo suyo gracias a Segundo de Chomón, que produce obras como Satán se divierte (1907) y La casa encantada (1907).

Cine y expresionismo alemán

El Gabinete del Dr. Caligari (1920) dirigida por Robert Wiene, se convierte en un éxito mundial dándole un importante puesto en el cine de terror.

Este film introdujo una estética novedosa con el juego de los decorados y las escenografías hechas en telas pintadas que daban la impresión de distorsión, paredes deformadas, extrañas ventanas romboidales y marcos de puertas inclinadas con efectos de luz y sombra reflejados en cada detalle de la escena. 

Este director creó algunas de las imágenes más icónicas del cine de terror con escenas que enfatizaban una realidad distorsionada, estimulando la psique humana.

Otra película importante para la historia del cine de terror fue Nosferatu (1922) de F. W. Murnau, una adaptación no autorizada de la novela de terror gótica de Bram Stoker, Drácula.

La Universal Pictures estrena El jorobado de Notre Dame (1923), El fantasma de la Ópera (1925) y London After Midnight (1927), quizá la película perdida más mítica e influyente de todos los tiempos.

En los años 30, Universal continuó produciendo películas basadas en la literatura de terror gótico y sentó las bases de lo que pasaría a ser el género cinematográfico de terror. 

El 14 de febrero de 1931 se dio otro hito en la historia del género estrenando Drácula protagonizada por Bela Lugosi como el Conde Drácula.

Dentro de esta década no se dejaba de lanzar grandes éxitos de taquilla, además, la RKO Radio Pictures realizó importantes cintas de terror de las que se destacan: King Kong (1933) y El castillo de los misterios (1940). 

Por ese mismo año el gran director Val Lewton se convierte en el creador de lo que se conocería como Cine B de terror con películas como La mujer pantera o El hombre leopardo, demostrando que un bajo presupuesto puede ser sinónimo de alta calidad. 

Los años 50 

Conforme pasaba el tiempo, los avances tecnológicos en el cine iban llegando y la ciencia ficción mezclada con el terror tocaba las puertas del gran mercado, con argumentos que pasaron a centrarse en experimentos científicos con mutaciones de personas, plantas e insectos sin dejar las invasiones alienígenas. Entre las más destacadas están, La invasión de los ladrones de cuerpos (1956). 

Hollywood sigue aprovechando el avance tecnológico para comenzar a explotar las posibilidades tecnológicas que daba el 3D, es así como proliferaron muchísimas películas tridimensionales. En 1954 se estrenó otro de los grandes clásicos del género: Godzilla (1954) del director japonés Ishiro Honda. 

Cabe decir que para la época, se creaban nuevas estrategias para involucrar al espectador dentro del escenario y en 1959 Escalofrío se estrena en salas de cine, donde hay un momento en el que se rompe la pantalla, activando los efectos de sala con una serie de zumbadores eléctricos en los asientos justo cuando un actor se dirige al público, diciendo que el parásito que infecta a los seres humanos en la película se encuentra en la sala. 

En 1958 se estrena una de las películas más icónicas del cine de terror llamada La Mosca.

Reino Unido se pone a la delantera con estudios Hammer Films reeditando grandes clásicos del cine de terror de los años veinte y treinta, teniendo un enorme éxito internacional mostrando por primera vez Drácula y Frankenstein en color. El film británico se abre a lo psicológico con El fotógrafo del pánico (1960) de Michael Powell.

Década Siguiente

Se daría el paso a un terror más psicológico y de suspense gracias a Alfred Hitchcock. El maestro del suspense que llegaría para aterrorizar las salas de cine con Psicosis (1960), y Los pájaros (1963). 

En 1968 se da lugar a la revolución en la forma de hacer cine de terror dándole espacio a lo paranormal y la realidad con La noche de los muertos vivientes (1968), Esta película se convirtió en todo un referente para todas las películas de zombies posteriores.

70’s 

Llamada la década de los Blockbusters, la venta disparó el género del terror en la era moderna con referentes como La matanza de Texas (1974), El exorcista (1973) o La profecía (1976), además, las adaptaciones de libros de Stephen King comenzaron a ser ventas imparables por los cinéfilos como Carrie (1976), El resplandor (1980). 

En Italia se destaca Dario Argento con Suspiria (1977) y en Japón, Hausu (1977), una especie de comedia terrorífica muy original y surrealista que nos muestra el cine de terror de otra forma.

Subgénero de Slasher 

Ya en los 80’s el género se llenaría de películas cada vez más violentas y sangrientas donde la premisa era un psicópata perseguía a jóvenes adolescentes, llegaron filmes como Viernes 13 (1980), Pesadilla en Elm Street (1984) Hellraiser (1987), La Cosa (1982), Gremlins (1984), Poltergeist (1982), Scream: vigila quién llama (1996) y Sé lo que hicisteis el último verano (1997).

En la década del 90 se dan a conocer películas como El silencio de los corderos, Entrevista con el vampiro (1994) y de la mano de David Lynch la serie Twin Peaks (1992); Carretera perdida (1997) y no podemos olvidarnos del clásico de Coppola, Drácula de Bram Stoker (1992), y el éxito mundial de El Sexto Sentido (1999) dirigida por M. Night Shyamalan. Asimismo, el horror japonés tiene un gran éxito con la película The Ring (El círculo) (1998).

Debemos mencionar una película estadounidense que popularizó el origen del found footageEl proyecto de la Bruja de Blair (1999) dando lugar a numerosas películas de este tipo como Paranormal Activity (2007), [REC] (2007) y Recuerdos perversos (2007).

A comienzos del año 2000 se inicia una de las sagas más importantes de los últimos años Saw (2004). Por esta época se abordan los remakes más famosos como Jason X (2001) y Freddy vs Jason (2003), Hannibal (2001), Amanecer de los muertos (2004), Las colinas tienen ojos (2006) y el Halloween (2007). Y de nuevo se apuesta al terror psicológico e intriga con Los otros (2001) y El espinazo del Diablo (2001).

Seguramente de estas épocas nos quedarán faltando una infinidad de buenas películas que se realizaron tanto de forma independiente como comercial, pero en los últimos años, con el auge de series y los nuevos formatos en streaming, se dan grandes éxitos como The Walking Dead, American Horror Story, Stranger Things y La maldición de Hill House.

En la actualidad podemos encontrar creadores como James Wan, fundador del Universo Conjuring que se le atribuye gran taquilla con filmes como Expediente Warren: The Conjuring (2013), Annabelle (2014), The Conjuring 2 (2016), Annabelle: La creación (2017), La monja (2018), La Llorona (2019) y Annabelle vuelve a casa (2019). 

Para este momento se abren nuevas películas de terror, la gran mayoría con fracasos en sus estrenos gracias a las malas críticas de los cinéfilos que se van decepcionando por los malos remakes de asesinos seriales, la pobre creatividad de los productores y el exagerado uso del CGI. 

Algunos realizadores no se rinden y hacen lo posible por no dejar morir este género, recurriendo a la antigua forma de hacer cine tipo clase B como en el caso de Damien Leone que ha creado Terrifier, una película con bajo presupuesto en una era tecnológica avanzada con un público realmente exigente, pero que le ha dado un lugar en el terror a esta historia, logrando un éxito en taquilla en pleno 2022.

De modo que octubre es una gran fiesta con la primicia del Halloween, una excusa perfecta para dar repaso al cine del terror. 

Si bien el mundo real nos da cuotas extras de ansiedad y negatividad, este fin de semana podemos pasar tardes entretenidas con una buena película de terror, conscientes que la sangre falsa y los problemas de otros siempre van a estar bien acompañadas con palomitas de maíz en una mañana, tarde o noche cualquiera.

Y recuerden a Lacan en la neurosis histérica el cuerpo deviene enfermo del miedo de estar enfermo sin estarlo realmente.  

Autor | Edwin Medina
CineSociedad


[paypal-donation]
Considera la posibilidad de contribuir con $1K, $10K, $20K, $50K, para ayudar a mantener en funcionamiento este medio de comunicación independiente.

Deja un comentario