Jue. Jun 20th, 2024

Aquí te compartimos una variedad de establecimientos en Cali que han sido considerados puntos de encuentro imprescindibles para los amantes de la  cultura popular, la salsa y el baile.

Cali es conocida en todo el mundo como la «capital de la salsa», y no ha sido en vano. La ciudad se ha convertido en un centro de la música y la cultura popular de la salsa durante décadas, y a menudo, se le conoce como la cuna de algunos de los artistas y bailarines más influyentes del género en Colombia y el mundo. 

En este “vaivén” y por más de 50 años, una variedad de establecimientos han sido considerados puntos de encuentro imprescindibles para los apasionados de la  cultura popular, la salsa, los entusiastas del baile, los artistas y por supuesto, los fanáticos de la buena música. 

Entre estos lugares se encuentran El Chorrito Antillano, Mala Maña, La Ponceña (1981), La Casa del Melómano, Habanero Club y Libaniel en el barrio Alameda, todos ellos rindiendo homenaje a este popular género musical. Sin embargo, no son los únicos que han impulsado la cultura de la rumba caleña.

Desde hace más de cinco décadas, en una esquina del barrio Obrero de Cali, está ubicada La Matraca, uno de los “templos” para los amantes del tango en la “Sultana del Valle”, que además de contar con más de 74.00 volúmenes que incluyen milonga, sones cubanos y música de todas las épocas, también se distingue por la figura inmortalizada del gran Carlos Gardel, que adorna una de las paredes del lugar. 

Otro de los sitios emblemáticos de la “Sucursal del Cielo” ha sido La Topa Tolondra, un espacio que se inauguró por allá en 2011 en la icónica calle quinta como un pequeño bar, el cual comenzó a “codearse” entre los favoritos de los amantes de la salsa para quienes disfrutar de una buena rumba caleña es prioridad. 

Según la historia, sus fundadores escogieron este nombre, basados en el refrán de sus abuelos que a menudo se utiliza para referirse a algo que se hace de manera apresurada. “La Topa” surgió así, de manera improvisada con una mesa y una nevera, y actualmente es uno de los sitios más visitados por los extranjeros que buscan no solo experimentar la salsa caleña, sinotambiénconvertirse en ‘embajadores’ en sus países.  

Pero si de lugares icónicos se trata Tin Tin Deo debe ser uno de los infaltables. Según su historia, el 11 de diciembre de 1987, este lugar decide marcar su apertura en la calle de las palmas, sobre la calle quinta.

Hace más de 30 años que abrió sus puertas a un nuevo comienzo, sin dejar de lado la magia, la cultura y las rumbas que lo caracterizaban. Fue aquí donde se despertó aún más el espíritu de los ritmos afro-latinos, el son y la salsa clásica; convirtiéndose en el mejor espacio para todas aquellas personas que llevan en su sangre la cultura salsera. 

Tin Tin Deo está ubicado en el exclusivo barrio San Fernando y aunque están cerrados temporalmente, siguirá siendo el punto de encuentro donde la música, como el lenguaje universal, permite disfrutar de unas mágicas noches de rumba. 

Otro lugar del que no podemos dejar de hablar es Zaperoco, uno de los bares de salsa más populares de la ciudad, el cual ha sido visitado por algunos de los músicos y bailarines más famosos de esta industria. Y que se caracteriza por tener un ambiente auténtico y acogedor, donde la música en vivo está a otro nivel. 

Y ni qué decir, del barrio San Antonio, que en la noche se convierte en un lugar vibrante, donde los amantes de la cultura popular y salsa, se reúnen para bailar, tomar cócteles, caminar sus calles y disfrutar de una atmósfera totalmente emocionante.

El Museo de la Salsa es otra de las visitas que no puedes perderte. Allí la pasión y el sabor de este género musical se respiran en el aire con más de 40.000 fotografías tomadas por Carlos Molina, que te transportan a través del tiempo y hacen que la salsa se convierta en algo más que solo una canción.
Precisamente esa es su esencia, congregar a todos los melómanos, coleccionistas, amantes y curiosos en torno a la esencia de la música latina.

Tampoco podría quedarse por fuera el famoso Boulevard del río. Una calle de casi 760 metros cuadrados de longitud que bordea el río Cali, y a menudo, es conocida por sus bares y discotecas de salsa. Un lugar perfecto para disfrutar de la música y el baile en un ambiente moderno.

Por último, se destaca el Festival Mundial de Salsa Cali. Un evento anual que atrae a miles de visitantes de todo el mundo y es uno de los festivales más grandes y prestigiosos del género en el mundo. Durante una semana, la ciudad se convierte en un epicentro de la cultura popular, la música y el baile, con conciertos, competencias de baile, talleres y fiestas en toda la ciudad.

Deja un comentario