Mié. Feb 21st, 2024

Un enorme incendio devoró este domingo 200 años de historia del Museo Nacional de Rio de Janeiro, una de las joyas culturales más preciadas de Brasil, el cual contaba con más de 20 millones de valiosas piezas.

Fundado en 1818 y creado por el rey Juan VI, el Museo Nacional es uno de las más antiguos de Brasil, una importante institución científica que contaba con una colección de momias egipcias y otra de arte y artefactos grecorromanos, así como colecciones de paleontología que incluyen el esqueleto de un dinosaurio hallado en la región de Minas Gerais y el más antiguo fósil humano hallado en el actual Brasil, bautizado «Luzia».

«La destrucción del edificio, que alguna vez fue un palacio de emperadores, representa una pérdida incalculable para Brasil. Se perdieron 200 años de trabajo, investigación y conocimiento”, expresó Presidente de Brasil Michel Temer.

El siniestro, del que no se han reportado víctimas ni cuantificado daños, se inició este domingo cuando ya había cerrado las puertas al público y las causas por el momento son desconocidas. Sin embargo, pese al rápido envío de veinte cuadrillas de bomberos, el fuego avanzó por las cientos de salas del Museo, destruyendo todo lo que encontraba a su paso.

El vicedirector del museo, Luiz Fernando Dias Duarte, dijo sentir un desánimo profundo y una inmensa molestia pues 200 años de historia y todo el archivo histórico que estaba almacenado en un punto intermedio del edificio, fue totalmente destruido.

Dias Duarte acusó además a las autoridades brasileñas de falta de atención y sostuvo que nunca se contó con un apoyo eficiente y urgente para la adecuación del palacio, que fue residencia oficial de la familia real e imperial.

«Luchamos hace años, en diferentes gobiernos, para obtener recursos para preservar adecuadamente todo lo que fue destruido hoy», declaró el vicedirector del museo, Luiz Fernando Dias Duarte.

Ph: AFP / Carl De Souza
Ph: AFP / Carl De Souza

No obstante, mientras las llamas iban consumiendo las dependencias de esta joya de la cultura brasileña ubicada cerca del estadio Maracaná, la pena se mezclaba con la indignación de investigadores, profesores y alumnos de la universidad. En las redes sociales, la etiqueta #MuseuNacional se convirtió en la principal tendencia en Brasil.

En Twitter, el Ministro de Cultura, Sérgio Sá Leitao, reconoció que esta catástrofe podría haber sido evitada y explicó que los problemas del museo se fueron acumulando a lo largo del tiempo y recordó que en 2015, en el gobierno de la izquierdista Dilma Rousseff, fue cerrado por falta de recursos para su mantenimiento.

«Lamentablemente esto ocurre justo cuando las medidas estaban siendo tomadas. El BNDES (Banco Nacional de Desarrollo) firmó en junio un contrato de patrocinio por valor de 21,7 millones de reales (USD 5,3 millones de dólares)», escribió el Ministro de Cultura, Sérgio Sá Leitao. 

Esta tragedia se suma a la que sucedió el 8 de julio de 1978, donde otro pavoroso incendio en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, destruyó importantes pinturas de artistas como Pablo Picasso, Salvador Dalí o Joaquín Torres-García, expuestas en una muestra temporal.

Por el momento la cultura en Latinoamérica está de luto y brinda todo su apoyo para acompañar a Brasil en esta adversidad cultural.