Jue. Feb 29th, 2024

Este lunes Keith Flint, cantante y fundador de la legendaria agrupación de música electrónica The Prodigy, perdió la vida y en bizarromesa.com queremos recordarlo con cinco videoclips con los que ganó gran popularidad.


Breathe | The Prodigy 

Esta canción fue lanzada en noviembre de 1996 como el segundo sencillo del álbum The Fat of the Land y se convirtió en  número uno consecutivo en el Reino Unido y en varias listas de singles de otros países.

El videoclip fur dirigido por Walter Stern y tuvo lugar en lo que parecía ser un edificio de apartamentos decrépito y abandonado, con los miembros de la banda experimentando diversos fenómenos auditivos, visuales y psicológicos, con Keith Flint representando los fenómenos.

Firestarter | The Prodigy 

Lanzada el 18 de marzo de 1996 fue el primer single número uno del grupo en el Reino Unido, mostrando a Keith Flint como líder del grupo con voces punk rock.

«Firestarter» se mantuvo en la cima durante tres semanas, lo cual se convirtió en su primer gran éxito internacional, alcanzando el número uno en República Checa, Finlandia, Hungría y Noruega.

Baby’s got a Temper | The Prodigy

Este video fue lanzado 2002 como el primer sencillo de la banda luego de un receso de cinco años .

El single, así como el videoclip fue polémico y recibió una respuesta negativa de los críticos, ya que las letras de la canción, escritas por Keith Flint, fueron criticadas por jugar fuertemente con el mal uso de la droga, las violaciónes sexuales y el consumo de Rohypnol, sin embargo, a pesar de esta crítica, la canción fue un éxito.

Out Of Space  | The Prodigy 

«Out Of Space»  fue lanzada el 9 de noviembre de 1992 y es muy popular porque  incluye muestras de una clásico del reggae «Chase the Devil» de Max Romeo.

El video presenta a la banda delirando en un entorno rural y Keith Flint aparece vestido con un traje blanco, una máscara facial y guantes fluorescentes.

Smack My Bitch Up | The Prodigy 

Esta canción fue lanzada en noviembre de 1997 y fue escogida como la tercer pista de baile más grande de todos los tiempos. Aunque la canción no fue un éxito comercial como sus singles anteriores, ganó culto entre los seguidores.

Por eso, ver a Keith Flint gozando esta canción en vivo es uno de los recuerdos más alucinantes que tendremos de él.