Jue. Jun 20th, 2024

Anthony Bourdain, quien falleció el pasado viernes a los 61 años, vivió muchas vidas. Fue lavavajillas, cocinero de línea, chef oficial, autor de éxito gracias a las ventas, trotamundos, estrella de televisión y mentor de chefs más jóvenes. Y aunque rechazó la etiqueta, también fue un periodista de clase mundial.

No obstante, la fama llegó tarde para Bourdain, pero una vez que su ensayo «Don’t Eat Before Reading This» pasó por las páginas de The New Yorker en 1999, rara vez estuvo fuera del ojo público. Convirtió esa pieza en un gran libro de éxito en ventas y pasó el siglo XXI presentando un programa de viajes. Pero lo que Bourdain quería hacer, era explorar la intersección de la comida con la política, la cultura y la historia.

Con un programa centrado en el simple hecho de compartir su amor por la cocina, trajo curiosidad, generosidad y buen ojo a docenas de países de todo el mundo y comunidades en todo Estados Unidos.

Comió con Barack Obama en Vietnam meses antes de la elección de Donald Trump, también con el crítico de Putin Boris Nemtsov en Rusia justo antes de su asesinato y con el periodista Jason Rezaian en Irán, antes de ser arrestado.

Bourdain (por lo general ) no estaba informando sobre eventos actuales o realizando investigaciones, pero proporcionó retratos tridimensionales de lugares y personas que iban más allá de los dictadores, las líneas de batalla o las crisis económicas que normalmente constituyen las transmisiones de noticias.

Como prometió el título de su programa en CNN, trajo una audiencia de millones a lugares del mundo que no conocían.

Los 43 minutos que mostró a los espectadores sobre la República Democrática del Congo, probablemente equivalen a más tiempo de emisión que los tres principales programas de noticias nocturnos combinados que se han dedicado al país más grande de África subsahariana, en la última década.

Anthony Michael Bourdain ( 1956 – 2018)
Anthony Michael Bourdain (1956 – 2018)

Fue a Queens y contó la historia de los inmigrantes y pasó por alto la meca turística de Ciudad del Cabo para llevar a los espectadores a los barrios urbanos emergentes de Johannesburgo.

Estuvo en Cisjordania y la Franja de Gaza, proporcionando una de las visiones más humanizadas de la vida en Palestina y regresó, una y otra vez, a Vietnam, luchando con el legado de Estados Unidos en el país.

A medida que los homenajes llegaban a mis redes sociales el viernes, vi personas que atribuían a Bourdain el mérito de haber «conseguido» su parte del mundo. Si esa no es la marca de un buen periodista por accidente, no sé lo que es. 

Texto originalmente publicado en
cjr.org