Mié. Feb 21st, 2024

El Parlamento Europeo aprobó esta semana el Artículo 13, una reforma sobre derechos de autor a la que los gigantes de internet se habían opuesto abiertamente.


Según el Artículo 13, YouTube, Facebook, otras plataformas y redes sociales, son responsables por el material en línea que sea publicado sin licencia. Por lo tanto, deberán aplicar filtros para que películas, obras de arte y otros contenidos protegidos no sean difundidos.

En líneas generales, el Artículo 13 tiene una parte positiva: los creadores merecen recibir crédito por su trabajo, y los gigantes de la tecnología necesitan algo de regulación.

Aunque el Artículo 13 solo regirá en los países de la Unión Europea, es posible que se implemente en Latinoamérica en algún momento.

No obstante, aunque esta norma entrará en vigencia en los 28 países de la Unión Europea, sus críticos opinan que podría cambiar Internet para siempre al «destruir» el aporte de los usuarios, mientras que otros aseguran que compensará el trabajo de los creativos.

Aunque el Artículo 13 no se aplicará de inmediato, los países que conforman la UE deben aceptar esta regulación, dejando espacio para enmiendas y otros cambios, mientras comienza a regir oficialmente en el 2021.

“La propuesta podría obligar a las plataformas, como YouTube, a permitir solo el contenido de una pequeña cantidad de grandes empresas. Sería demasiado arriesgado para las plataformas alojar contenido de creadores de contenido originales más pequeños, porque ahora las plataformas serían directamente responsables de ese contenido”, escribió la CEO de YouTube, Susan Wojcicki.

Cabe decir que usuarios de Internet defienden la ley porque consideran que compensará el trabajo de los creativos. En cambio, otros argumentan que destruirá el contenido generado por los usuarios.

Finalmente, parece que no funcionó la intensa campaña de Google y YouTube para «salvar internet».