Mié. May 29th, 2024

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por la grave crisis que enfrenta nuestro país y condenó las graves violaciones de derechos humanos registradas durante las protestas sociales. 

Estamos a poco de cumplir un mes del paro nacional en Colombia con al menos 9.623 protestas en 794 municipios del país y con una participación aproximada de 1.493.791 personas. No obstante, la CIDH, resalta que al menos en 1,038 manifestaciones se habrían presentado casos de fallecimientos, desapariciones, personas heridas y agresiones sexuales, como consecuencia del uso desproporcionado e ilegítimo de la fuerza.

Estos hechos se han registrado, especialmente en ciudades como Cali. Bogotá, Pereira, Popayán y Yumbo, y han tenido afectaciones particulares en los pueblos indígenas, las mujeres y las personas afrodescendientes.

Foto @jahfrann | Primer línea en Siloé.

Al respecto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos destaca especialmente los casos de Lucas Villa, quien perdió la vida el 5 de mayo en Pereira después de recibir ocho disparos durante su participación en una protesta pacífica; el de Sebastián Quintero, quien falleció el pasado 15 de mayo en Popayán, tras recibir el impacto de una granada aturdidora presuntamente lanzada por integrantes de las fuerza pública, así como el de Jhon Erik Larrahondo, quien murió en  Cali el 23 de mayo por el accionar de un arma de fuego. 

Además, la CIDH encuentra extremadamente grave las denuncias sobre 132 personas que permanecen desaparecidas y respecto de las cuales la Fiscalía General de la Nación mantiene activado el mecanismo de búsqueda urgente. 

No obstante, es alarmante que con el correr de los días estas personas continúan desaparecidas, máxime cuando algunas de las 276 que habrían sido reportadas como desaparecidas aparecieron sin vida, como el líder Cristian Torres, el 14 de mayo en la ciudad de Leiva, Nariño. 

A su vez, la CIDH expresa su preocupación por la denuncia de al menos 87 actos de violencia sexual cometidos presuntamente por agentes de la fuerza pública en contra de mujeres manifestantes, como el caso de la adolescente que denunció haber sido agredida sexualmente por varios agentes de la fuerza pública en la ciudad de Popayán y que posteriormente se habría suicidado el día 12 de mayo. 

Frente a estos y otros acontecimientos, la Comisión observa que muchas de las demandas de las protestas sociales guardan estrecha relación con los desafíos estructurales que subyacen a la profunda desigualdad social y la violencia histórica en el país, con especial afectación en las personas pertenecientes a los grupos étnico-raciales. 

En ese sentido, reafirma que la consolidación de la paz es un requisito indispensable para el ejercicio libre y el respeto pleno de los derechos humanos y le hace un llamado a atender las causas de las protestas sociales y a respetar los derechos humanos de las personas manifestantes, e insta a que todas las violaciones a los derechos humanos sean investigadas diligentemente y juzgadas por la jurisdicción ordinaria, según los estándares internacionales. 

Por último, la CIDH reiteró en su comunicado, la importancia de realizar una visita de trabajo para contar con todos los elementos que le permitan valorar la situación de derechos humanos de manera objetiva con el fin de formular recomendaciones al Estado.


* Ayúdame a mantener en funcionamiento este medio de comunicación independiente, considera la posibilidad de contribuir con $1K, $10K, $20K, $50K, a la cuenta Nequi 300-842-1999 o a la cuenta ahorros 75280630551 de Bancolombia.

¡SUSCRÍBETE!
Instagram | Facebook | YouTube