Dom. Abr 21st, 2024

Sólo quedan alrededor de 600 jirafas de África occidental en estado salvaje debido a la extracción de madera no sostenible y al aumento de la demanda de tierras agrícolas.

Según un informe de la IPBES, el organismo intergubernamental independiente de ciencia y política respaldado por la ONU, alrededor de un millón de especies, entre las que son más comunes, hoy se enfrentan a la extinción.

El documento es sorprendente debido a que las jirafas, los loros e incluso los robles, están incluidos en la lista de especies amenazadas, al igual que los cactus y las algas marinas, uno de los organismos más grandes que han sobrevivido en el planeta, además de que juegan un papel vital en los ecosistemas acuáticos, ya que proporciona hábitats y alimentos para diversas formas de vida en los océanos. 

El dragado mecánico, el aumento de la temperatura del mar y la construcción de infraestructura costera, están contribuyendo al declive de las especies de algas marinas.

Así mismo, los árboles del mundo están amenazados por diversas prácticas económicas y sociales; se estima que el 31% de los 430 tipos de robles del mundo están en peligro de extinción y hasta un 41% son motivo de preocupación para la conservación, principalmente debido a la deforestación para la agricultura y la necesidad de combustible para cocinar.

Por otro lado, las jirafas son atacadas por su carne y sufren la degradación de su hábitat. ¡Sólo quedan alrededor de 600 jirafas de África occidental en estado salvaje debido a la extracción de madera no sostenible y al aumento de la demanda de tierras agrícolas!

“El informe de IPBES deja muy claro que las especies silvestres son una fuente indispensable de alimento, refugio e ingresos para cientos de millones de personas en todo el mundo”, dice Susan Gardner, directora de la División de Ecosistemas del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Según los expertos, la actual crisis de biodiversidad crecerá trayendo resultados catastróficos para la humanidad, a menos que los humanos interactúen con la naturaleza de una manera más sostenible.

No obstante, el informe también habla sobre la importancia de asegurar que los pueblos indígenas puedan tener los derechos de tenencia sobre sus tierras, ya que desde hace tiempo estos entienden el valor de las especies silvestres y han aprendido a utilizarlas de manera sostenible.

Cabe decir que los cambios que se necesitan para reducir la pérdida de biodiversidad incluyen una distribución equitativa de costos y beneficios, cambios en los valores sociales y sistemas de gobernanza.

Actualmente, los poderes públicos de todo el mundo gastan más de 500.000 millones de dólares cada año en apoyar acciones de industrias como la de los combustibles fósiles, la agricultura y la pesca, las cuales terminan dañando la biodiversidad. 

Sin embargo, estos fondos deberían reutilizarse para incentivar la agricultura regenerativa, los sistemas alimentarios sostenibles y las innovaciones positivas para la naturaleza.

Fuente | ONU


[paypal-donation]
Considera la posibilidad de contribuir con $1K, $10K, $20K, $50K, para ayudar a mantener en funcionamiento este medio de comunicación independiente. Bancolombia | Nequi | Paypal